Jonás, el profeta: En el vientre del gran pez (Antiguo Testamento n 23) por David Stein

Jonás, el profeta: En el vientre del gran pez (Antiguo Testamento n 23)
Titulo del libro : Jonás, el profeta: En el vientre del gran pez (Antiguo Testamento n 23)
Fecha de lanzamiento : November 13, 2018
Autor : David Stein
Número de páginas : 37
ISBN :
Editor :

Descargue gratis el libro Jonás, el profeta: En el vientre del con nosotros, pase tiempo con los beneficios y relájese en las redes sociales. En el mundo loco de la modernidad, tómese el tiempo para escapar del gris de la vida cotidiana y muchos problemas. Descarga Jonás, el profeta: En el vientre del de nuestro sitio, sumérgete en el mundo mágico de la palabra impresa. En nuestro portal hay lecturas para todos los gustos y, lo más importante, no le costará ni un centavo.


David Stein con Jonás, el profeta: En el vientre del gran pez (Antiguo Testamento n 23)

Nínive, capital del imperio asirio a partir del rey Senaquerib, había quedado en la conciencia de Israel como símbolo del imperialismo de la más cruel agresividad contra el pueblo de Dios y no representaba al pueblo pagano como tal, sino a los opresores de todos los tiempos.
A ellos debe dirigirse Jonás para exhortarlos a la conversión, y a ellos les concede Dios su perdón.
Aquí no se trata de universalismo religioso, ni de conciencia misionera o de apertura a los gentiles, sino que el mensaje es más duro y difícil de aceptar: Dios ama también a los opresores, hace salir su sol sobre buenos y malos y manda la lluvia sobre justos e injustos.
En esta perspectiva de opresión e injusticia se comprende la reacción de los ninivitas al mensaje de Jonás, pues no cambian de religión, sino que simplemente se convierten de su mala vida y de sus acciones violentas.
Jonás representa al pueblo oprimido, que sufrió la explotación, la persecución y el destierro por parte de los opresores. Y ese pueblo se fue habituando a fomentar el odio, a esperar que Dios interviniera de forma terrible contra sus enemigos. Y eso no sucedió, por eso no es extraño que Jonás prefiriera la muerte antes que aceptarlo